Reseña mínima: A Red and Pleasant Land




"¿Quién decide qué es lo que es apropiado? ¿Y si decidiesen que lo apropiado es ponerse un salmón en la cabeza lo usarías?" (Alicia en el País de las Maravillas)

A Red and Pleasant Land es un libro escrito por Zak Smith (Playing D&D with Pornstars, I Hit with my Axe, Vornheim...) en el año 2014 en el que se nos describe un entorno sandbox con una temática definida como el cruce entre Alicia en el País de las Maravillas y Drácula, para el conocido juego Lamentations of the Flame Princess



"Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae" (Drácula)

El libro se nos presenta en una volumen de 197 apretadas páginas con aspecto amarillento y encuadernado en tapa dura con forro similar al terciopelo rojo. Las ilustraciones que lo acompañan, obra del propio Zak, corresponden a su habitual estilo feista y estilizado que acompañan bastante bien al texto.

¿Y que encontramos aquí? Pues una relación de tablas, descripciones y consejos para poder explorar las extrañas tierras de Voidvodja con personajes que han tenido la mala (o buena) fortuna de acabar aquí. Esta tierra nos muestra una sociedad de 4 facciones vampíricas (el vampiro es el monstruo que nos encontraremos habitualmente aquí) lideradas por personajes que sonaran mucho a los jugadores como son la Reina de Corazones o Vlad Vortigen, y la guerra abierta o sombría que mantienen entre ellas, en la cual los jugadores pueden y deben entrometerse y así explorar estas tierras tan peculiares.



Estos vampiros poseen diferentes características según la facción a la que pertenezcan, y además según la posición que posean en esa facción se reflejará en piezas de ajedrez (Peones, Torres, Alfiles...) o por cartas de la baraja francesa (Seis de Picas, Cuatro de Tréboles...). Los vampiros de este mundo tienen a ser algo más "razonables" que aquellos a los que los jugadores están más acostumbrados, y es posible llegar a pactos y acuerdos que se mantendrán de aquella manera; por desgracia es harto probable que los jugadores se contagien del vampirismo, y aunque existe una cura, empiecen a sufrir las consecuencias del mismo, incluso llevándoselo a otros mundos.

Además de vampiros hay otra serie de criaturas y personajes con las que los jugadores pueden interactuar como aliados, enemigos o algo entre medias, si quieren sobrevivir en las Tierras de la Sinrazón que el libro también describe con sencillez.

En el libro también nos describen como comenzó la guerra (o como se cree que comenzó), las locas "reglas" que sigue esta peculiar sociedad, armas, una clase de personaje que refleja la caótica realidad, descripción de otra tierra a la que sea accede a través de los espejos, todo personaje no jugador que te puedas imaginar desde un simple peón hasta el Gato de Chesire o los líderes de cada clan, tablas, ropa, comida... Un tremendo festín informativo que hará las delicias de cualquier jugador de rol tanto si gusta como si no gusta de las mieles de la OSR




"¿En que se parece un cuervo a un escritorio?" (El Sombrerero Loco a Alicia)

Para cerrar diremos que es un libro excelente que todo rolero debería tener, en físico si es posible, ya que provee de una invaluable ayuda para ambientar campañas. Personalmente creo que los puntos más débiles del libro son dos:


  • Que contenga tanta información útil comprimida en casi 200 páginas hace que haya ciertos aspectos que quedan poco claros o solamente mencionados y que merecerían capítulos enteros.
  • El segundo punto es algo personal ya que yo creo que la infección vampírica de este País de las Maravillas que nos regala Zak es irrelevante, y opino esto porque si cambiamos los vampiros por otra cosa el mundo seguiría exactamente igual, y creo que esto es así porque "Alicia" nunca tuvo un subtexto vampírico que permita un maridaje perfecto entre ambos mundos.


Para mi si hay que mezclar: "Alicia" siempre ha caido en lado de los Mitos ya que la irrelevancia que puede tener la cordura en el País de las Maravillas es la misma que siente cualquier ante los Mitos y la indefensión del ser humano ante la mirada de insignificancia que nos lanza el universo en los Mitos, es la misma (más visceral) que siente la propia Alicia cuando está rodeada de aquello que la es ajeno.